sábado, 31 de enero de 2009

AUDIFONOS.




Preescucha o monitoreo.

Otro factor clave en la mezcla es la preescucha, donde se sincronizarán el tema que está sonando “al aire” o saliente y el tema con el que se mezclará, o tema entrante. Esto se realiza por medio de los auriculares o audífonos y aquí juega mucho el “oído entrenado” del DJ. Una vez que el tema entrante y el saliente están sonando “al aire”, la monitorización puede realizarse por medio de cajas ubicadas cerca de la cabina, llamadas monitores o booth.

Un DJ lleva siempre sus propios auriculares.
Las características principales de unos buenos audífonos son:

1.- Cómodos y robustos:
Pasarán horas y horas sobre nuestras cabezas. Así pues, optaremos por unos cascos ligeros y bien acolchados, con un cable largo y grueso. Si necesitamos un adaptador para cambiar la clavija de tamaño walkman (3.5 mm) a clavija para mesa de mezclas (6.3 mm), los que se ajustan con un tornillo son mejores.

2.- Carcasa cerrada:
Son los que cubren toda la oreja. La cuestión es eliminar tanto ruido como sea posible.

3.- Buen sonido:
Tan fuerte y claro como sea posible. Es fundamental que reproduzcan un amplio espectro de frecuencias (20 – 20.000 Hz), la gama completa de agudos y graves, y que presenten un alto nivel de presión del sonido, esto es, que pueda reproducir el sonido a mucho volumen sin distorsionarlo. Si subimos los graves y percibimos distorsiones o ruidos extraños, es mejor buscar otros cascos.

4.- Impedancia baja:
La impedancia mide la resistencia que opone un material al flujo de la electricidad. Los auriculares deberían tener una impedancia igual (o similar) a la de la toma de salida de la mesa de mezclas

No hay comentarios: