lunes, 23 de marzo de 2009

Problemas para cuadrar.



Existen varios motivos por los que a veces es imposible sincronizar correctamente un disco. Los principales serían estos:

- Platos con un control de pitch deficiente:
Por este motivo los platos baratos al final no resultan tan baratos. Los platos de baja calidad pueden oscilar ligeramente, acelerarse o frenarse cuando menos lo deseamos.

- Platos con motores débiles:
Suele suceder que rocemos el plato suavemente para frenarlo un poco y que el resultado sea que se detiene completamente. O que pellizquemos levemente el eje del plato para acelerarlo y dobla su velocidad.

- Discos que varían el tempo:
La edición en mala calidad puede provocar la pérdida de sincronía de un disco. Y cualquier tema con batería o percusión en vivo puede presentar fluctuaciones. Hubo una época en que el tempo de todos los discos oscilaba porque quienes tocaban era personas reales, no máquinas. Todos los DJ’s se adaptan a esta circunstancia y nosotros también lo haremos. Y recuerda que hay temas que bajan o suben el tempo adrede (sin ir más lejos, el “French Kiss” de Lil Louis reduce su velocidad hasta la mitad y luego la aumenta, en la version larga)(si ya se que es algo vieja pero es un buen ejemplo).

Otros ejercicios para cuadrar.
Una vez más recomendamos paciencia: el control absoluto sólo se adquiere a través de semanas y meses de ejercicios de repetición. De todos modos, para empezar sería muy interesante practicar con estos métodos.

Usa dos copias del mismo disco.
Dado que tienen exactamente el mismo tempo, esto facilita alguno de los ejercicios.

EJERCICIOS A REALIZAR:
- Pon ambos discos en cero e manera que tengan el mismo tempo. Y practica la preescucha de uno sobre otro (también sin la ayuda de cascos)
- O coloca los controles de pitch de modo que uno vaya más rápido que otro, y luego intenta corregir este desfase.

Sea como sea, ten cuidado, porque es más difícil separar dos discos en la cabeza cuando ambos reproducen el mismo tema. Así mismo, sé consciente de que dos discos idénticos se comportarán de manera extraña cuando estén levemente desacompasados –sus ondas se neutralizan mutuamente, y en lugar de intensificar el sonido puede oírse un ruido creciente semejante a un chorro-. Hazlo a propósito y prueba un bonito truco llamado faseamiento o phasing.

También puedes lanzar el segundo disco uno, dos, tres o cuatro tiempos retrasados respecto al que suena por los altavoces. Si mantienes el segundo disco a un volumen sensiblemente inferior, habrás conseguido un efecto parecido al eco (o delay). Prueba a ver cuál es el retardo en los tiempos que queda más estético en la mezcla final. Muchas veces los resultados son sorprendentes.

Practica sin auriculares.
Esto facilita el aprendizaje de la entrada cuadrada de un disco en relación con otro. Sitúa el crossfader en el centro para escuchar ambos discos por los altavoces. De esta forma podrás detectar tus errores más rápidamente y concentrarte en desarrollar esta habilidad sin necesidad de preocuparte de cambiar los cables de tus oídos. No obstante, el oído dividido es la técnica más importante que debes desarrollar para sincronizar los tiempos y este ejercicio no contribuirá en absoluto a desarrollarla.

No hay comentarios: